Panes integrales de Anzaldo para luchar contra el hambre

Panes integrales de Anzaldo para luchar contra el hambre

La maquinaria es operada por las socias de la organización

Las emprendedoras elaboran pan integral fortificado con cereales que se producen en la región y recientemente entregan 800 raciones para el desayuno escolar –

 

Página Siete/Bolívia – 

Por Juan Carlos Véliz M. – 

Anzaldo, Cochabamba – 

Panes integrales fortificados. Ese es el producto estrella de la Organización Económica Comunitaria (OECOM) San Carlos de Málaga del municipio de Anzaldo (Cochabamba), que aglutina a 28 mujeres que transforman los granos que se producen en esa región en alimentos terminados.
“El pan que ofrecemos no tiene bromato, sino ingredientes naturales, levadura, manteca, huevo, harina, sal y azúcar, es sano”, ofrece Margarita Blanco, presidenta de la OECOM mientras expone grandes hogazas de pan que tiene harina de trigo, quinua, haba y arveja.
El emprendimiento tiene el apoyo de la ONG CIPCA, que apunta al fortalecimiento de las organizaciones económicas para que puedan caminar solas en el futuro y sobre todo que se puedan agrandar, pero ante todo busca el empoderamiento de las mujeres en un componente clave para este municipio afectado por la desnutrición: seguridad alimentaria.
Esta organización liderada por mujeres que antes se dedicaban a la producción de granos en las comunidades o al cuidado de sus hijos tiene la meta de crecer en la producción de panes integrales fortificados. Ellas sueñan con que el producto pueda ser comercializado en la ciudad de Cochabamba o en otras ciudades del país.
“Antes había problemas en la organización –relata Margarita- porque el esposo de una de mis compañeras le decía ‘mucho vas a Anzaldo’, entonces fuimos a hablar con su esposo para explicarle por qué nosotras hacemos esto”. Las mujeres deben dejar sus labores habituales y muchas veces enfrentar el machismo para realizar sus sueños.
La OECOM San Carlos de Málaga está funcionando desde 2015 y actualmente agrupa a 28 mujeres y a un varón. Con el apoyo del Gobierno Autónomo Municipal de Anzaldo y la ONG CIPCA compraron un horno industrial y otras maquinarias para la producción de panes.
El técnico de CIPCA  William Burgoa  explica que el trabajo de esta ONG se concentra en el manejo de los recursos naturales, el fortalecimiento de las OECOM y el desarrollo económico local como la constitución de asociaciones económicas de mujeres con un enfoque integral, que la producción local sea transformada en productos terminados para el consumo de los mismos pobladores.
Este trabajo es acompañado por la formación de líderes que después se convierten en articuladores de las organizaciones económicas en el Valle Alto de Cochabamba, región golpeada por la pobreza y la sequía.
Con la ropa de seguridad y los implementos de seguridad, Margarita y sus compañeras se disponen a hornear alrededor de 1.000 panes, aunque la capacidad de la planta oscila entre 1.200 y 1.400 panes al día. La masa es puesta en el horno hambriento y en menos de 15 minutos las hogazas ya están cocidas.
Ellas aprendieron a operar la amasadora, el horno y otros instrumentos, y trabajan en turnos diarios de tres socias.
La labor comienza con el amasado de diferentes variedades de pan, al margen del integral, luego viene el horneado y acaba con la venta de los panes fortificados en la feria que se realiza todos los viernes en Anzaldo. Ellas salen a vender el producto estrella y acaban en el día, pero desde febrero están entregando panes para el desayuno escolar del municipio: 800 raciones diarias.
Los panes integrales fortificados son el escudo indicado para luchar contra la desnutrición y el hambre en Anzaldo.
Fotos: Juan Carlos Véliz M. / Página Siete
————————————-
(Fuente: http://www.paginasiete.bo/sociedad/2017/5/15/panes-integrales-anzaldo-para-luchar-contra-hambre-137647.html)
imagen
imagen
imagen
imagen

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

*